Libros de Armando Zandanel


 

Contacte al autor escribiendo a educacion@parquecielosdelsur
Contacte al autor escribiendo a educacion@parquecielosdelsur
Contacte al autor escribiendo a educacion@parquecielosdelsur
 
Av. 22 de Octubre 680, Bs.As., AR +54 9 2346 459005 info@parquecielosdelsur.com.ar
Logo-InOMN-2021-parque.png

La Luna en Movimiento

Imagine que está en una nave espacial, alejándose de la Tierra. A medida que avance, verá nuestro planeta y su Luna unidos en su abrazo gravitacional interminable. Su ubicación distante le brinda una perspectiva única de la Luna que puede ser difícil de percibir desde la Tierra, donde la Luna parece barrer el cielo como un globo de luz en constante cambio.
Desde su punto de vista como  astronauta, puede ver que la Luna está a una distancia promedio de 384.400 kilómetros de la Tierra,  aproximadamente unos 30 diámetros terrestres (es decir que cabrían 30 Tierras entre nuestro planeta y la Luna).  La Luna viaja alrededor de la Tierra una vez cada 27,32 días en una órbita elíptica, un círculo alargado. Por acción del campo gravitatoprio terrestre, el movimiento de rotación de la Luna está en relación sincrónica con el de traslación, lo que significa que gira sobre su eje exactamente una vez cada vez que completa un orbita alrededor de nuestro planeta. Debido a esto, la gente en la Tierra solo ve un lado de la Luna. A este movimiento lo llamamos rotación sincrónica.

La órbita de la Luna está inclinada unos 5 grados en comparación con el plano de la órbita de la Tierra alrededor del Sol. Debido a esta inclinación, la Luna, vista desde la perspectiva de la Tierra, generalmente pasa por encima o por debajo del Sol cuando pasa entre nosotros y el Sol. La inclinación de la órbita de la Luna evita que tengamos eclipses solares y lunares mensuales.

Superlunas

Una "superluna" ocurre cuando una luna llena coincide con el acercamiento más cercano de la Luna a la Tierra en su órbita elíptica, un punto conocido como perigeo. Durante cada órbita de 27 días alrededor de la Tierra, la Luna alcanza tanto su perigeo, a unos 363.300 kilómetros de la Tierra, como su punto más lejano, o apogeo, a unos 405.500 kilómetros de la Tierra. "Superluna" no es un término astronómico oficial, pero generalmente se usa para describir una Luna llena que se encuentra dentro de al menos el 90 por ciento del perigeo.

Las superlunas solo ocurren de tres a cuatro veces al año y siempre aparecen consecutivamente. En la mayor parte de la órbita de la Tierra alrededor del sol, el perigeo y la luna llena no se superponen.
En su punto más cercano, la luna llena parece un 14 por ciento más grande y un 30 por ciento más brillante que la luna más débil del año, que ocurre cuando está más lejos de la Tierra en su órbita. Aunque el 14 por ciento no marca una gran diferencia en el tamaño detectable, una superluna llena es un poco más brillante que las otras lunas llenas durante el resto del año.

Puede ser difícil detectar visualmente una superluna, pero tiene un efecto en la Tierra. Debido a que la Luna se encuentra en su aproximación más cercana a la Tierra, puede causar mareas más altas de lo habitual.
En la siguiente imagen se ve una comparación de la luna llena del 14 de septiembre de 2019, cuando nuestro satélite natural se encontraba en apogeo, y la luna llena del 19 de febrero de ese mismo año, cuando se encontraba en perigeo.
microysuper2019-X.png

Eclipses

Entre cuatro y siete veces al año, nuestra Tierra, la Luna y el Sol se alinean perfectamente para crear el espectáculo de sombras a escala cósmica conocido como eclipse. La órbita de la Luna alrededor de la Tierra está inclinada en relación con la órbita de la Tierra alrededor del Sol. Esta inclinación es la razón por la que tenemos eclipses ocasionales en lugar de eclipses todos los meses.
Hay dos tipos de eclipses: solares y lunares. Durante un eclipse solar, la Luna bloquea la vista del Sol. Durante un eclipse lunar, la sombra de la Tierra oscurece la Luna.

Eclipses solares

Los eclipses solares ocurren solo en la fase de luna nueva, cuando la Luna está entre la Tierra y el Sol. Durante un eclipse solar, la Luna proyecta una sombra sobre la Tierra y bloquea o bloquea parcialmente nuestra vista del Sol. Aunque los eclipses solares ocurren con tanta frecuencia como los eclipses lunares, son visibles desde un área tan pequeña de la Tierra cada vez que es mucho más raro encontrar uno.
Durante un eclipse solar, la sombra de la Luna en la superficie de la Tierra tiene solo unos 480 kilómetros de ancho. La sombra consta de dos partes, la umbra, donde el Sol está completamente bloqueado, y la penumbra, donde el Sol está parcialmente oscurecido. Las personas en la umbra verán un eclipse total, mientras que las personas en la penumbra verán un eclipse parcial. Aunque la sombra es estrecha y el eclipse total dura solo unos minutos, nuestro planeta gira lo suficientemente rápido como para desplazar la sombra a lo largo de un terci de la superficie terrestre antes de que el alineamiento entre la Luna y el Sol finalice.

El hecho de que cada tanto tengamos eclipses solares tan impresionantes en la Tierra, es una afortunada coincidencia de la naturaleza. El Sol es mucho más grande que la Luna; su diámetro es aproximadamente 400 veces mayor. Pero la Luna está aproximadamente 400 veces más cerca de la Tierra de lo que está el Sol. Esto hace posible que la Luna bloquee casi perfectamente al Sol cuando todo se alinea.
Este estado de cosas no durará para siempre. La Luna comenzó su existencia mucho más cerca de la Tierra y se ha estado alejando lentamente a una velocidad de aproximadamente 4 centímetros por año. Una vez se haya alejado unos 23.500 kilómetros más, con respecto a la distancia actual, parecerá demasiado pequeña vista desde desde la Tierra, como para cubrir completamente el Sol. Pero no entre en pánico; si aún no ha visto un eclipse total, tiene otros 600 millones de años antes de que se llegue a esa situación.
Mientras tanto, puede obtener un adelanto de cómo será eso, durante un eclipse anular; cuando el Sol, la Luna y la Tierra se alinean pero la órbita de la Luna la coloca demasiado lejos de la Tierra como para bloquear por completo el disco del Sol. Durante un eclipse anular, el cielo adquiere un tono crepuscular, pero todavía se ve algo del Sol.

Eclipses lunares

Los eclipses lunares ocurren en la fase de luna llena. Cuando la Tierra se coloca precisamente entre la Luna y el Sol, la sombra de la Tierra cae sobre la superficie de la Luna, oscureciéndola y, a veces, volviendo la superficie lunar de un rojo llamativo durante unas pocas horas. Cada eclipse lunar es visible para la mitad de la Tierra que se encuentra sumergida en la noche.
Hay tres tipos diferentes de eclipses lunares:
lunar-total.png

Eclipse lunar total

La Luna se mueve hacia la parte interior de la sombra de la Tierra o la umbra. Parte de la luz solar que atraviesa la atmósfera de la Tierra llega a la superficie de la Luna y la ilumina débilmente. Los colores con longitudes de onda más cortas, los azules y violetas, se dispersan más fácilmente que los colores con longitudes de onda más largas, como el rojo y el naranja. Debido a que estas longitudes de onda más largas atraviesan la atmósfera de la Tierra y las longitudes de onda más cortas se han dispersado, la Luna aparece anaranjada o rojiza durante un eclipse lunar. Cuanto más polvo o nubes haya en la atmósfera de la Tierra durante el eclipse, más roja aparecerá la Luna.
lunar-parcial.png

Eclipse lunar parcial

Una alineación imperfecta del Sol, la Tierra y la Luna hace que la Luna atraviese solo una parte de la umbra de la Tierra. La sombra crece y luego retrocede sin cubrir por completo la Luna.
lunar-penumbral.png

Eclipse penumbral

Si no sabe que se está produciendo un eclipse, es posible que pase inadvertido. La Luna viaja a través de la penumbra de la Tierra, o la débil parte exterior de su sombra. La Luna se oscurece tan levemente que puede ser difícil notar el fenómeno.

En Redes Sociales

Contacto

Dirección: Av. 22 de Octubre 680, Chivilcoy, Bs.As., AR

Teléfono: +54 9 2346 459005

Email: info@parquecielosdelsur.com.ar