Libros de Armando Zandanel


 

Contacte al autor escribiendo a educacion@parquecielosdelsur
Contacte al autor escribiendo a educacion@parquecielosdelsur
Contacte al autor escribiendo a educacion@parquecielosdelsur
 
Av. 22 de Octubre 680, Bs.As., AR +54 9 2346 459005 info@parquecielosdelsur.com.ar

Un Asteroide para la memoria, verdad y justicia

 

     

Un asteroide es un cuerpo rocoso, carbonáceo o metálico más pequeño que un planeta enano y mayor que un meteoroide.

Giran en torno al Sol en órbitas más elípticas e inclinadas que las de los planetas y se ubican en una región entre Marte y Júpiter, sin embargo, algunos tienen órbitas que van más allá de Saturno, y otros se acercan más al Sol que la Tierra. Uno de ellos fue descubierto el último día de 1975 por el astrónomo Mario Cesco, desde el Complejo Astronómico El Leoncito, le correspondió el número 11441.

Este cuerpo menor da una vuelta al Sol en poco más de cuatro años y se encuentra de él dos veces y media más lejos que nuestro planeta.

Hoy se llama Anadiego en homenaje póstumo a la militante de la Juventud Comunista Ana Teresa Diego.

   
 

Semblanza de Ana

Ana Diego nació el 5 de noviembre de 1954 en Bahía Blanca. Hija de Zaida Franz que a la postre fuera fundadora de madres de plaza de mayo y del matemático Antonio Diego.

Su compromiso social y sus ideales la llevaron a estudiar Astronomía en La Plata aún cuando había ganado una beca para hacerlo en Europa.

Tenía 21 años al momento de su desaparición, al salir de su clase del tercer año del doctorado en astronomía en la Escuela Superior de Astronomía y Geofísica de la Universidad Nacional de La Plata.

Ana era una chica dulce, con una increíble voluntad y fortaleza de cambio. Sus ideales, sus convicciones, su lucha por todo lo que involucraba lo social en busca de justicia social, igualdad de condiciones y libertad de pensamiento,

No tenía violencia, ella pensaba que con la palabra y el ejemplo el país cambiaría.

El secuestro:

Lugar: bosque de La Plata, Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas.

Ana sale de clase al mediodía del jueves 30 de septiembre de 1976, lo hace en compañía de Luis Martorelli, quien se retrasa porque debe devolver libros en la biblioteca.

Ana camina hacia una esquina donde se cruza con el estudiante de medicina Carlos Gregorio Schultz a quien le pregunta la hora, en ese momento personas de civil los encapuchan y los fuerzan a ingresar en la parte trasera de un auto, Ana grita su nombre antes de que se la llevaran.

Fue vista en dos centros clandestinos: Pozo de Arana y Brigada de Quilmes, por distintos testimonios se sabe que permaneció con vida al menos hasta febrero de 1977.

Memoria, Verdad y Justicia

El 10 de diciembre de 2011, Día de los Derechos Humanos, la Unión Astronómica Internacional oficializó el bautismo del asteroide 11441 con el nombre Anadiego.

El profesor y astrónomo uruguayo Julio Ángel Fernández, miembro del Comité de Denominación de Astros Menores de la UAI, confirmó la noticia:

Es la primera vez que el nombre de un desaparecido por una de las dictaduras del Cono Sur se asigna a un cuerpo del sistema solar…

...hoy, de las entrañas de la Tierra, Ana Teresa renace para ocupar para siempre un lugar en el cielo, como símbolo y recuerdo de la barbarie de ayer y advertencia de que no se vuelva a repetir en el mañana.

Nota: Julio Fernández es uno de los científicos que por primera vez planteó la existencia del cinturón de objetos transneptunianos y que junto a Gonzalo Tancredo lograran una nueva definición de planeta.

 

 

   

 

 

La resolución:

El Committee on Small Body Nomenclatura de la Unión Astronómica Internacional pinta de cuerpo entero a Ana cundo en la resolución expresa que:

…fue una formidable estudiante en el Observatorio Astronómico de La Plata en la década de 1970. También fue una persona con un fuerte compromiso social quien dio su vida en defensa de la libertad

 

Los testimonios:

Zaida Franz, mamá de Ana, al enterarse del hallazgo de los restos de su hija:

Tener un desaparecido en la familia es como tener un vacío, un eslabón que falta aunque uno a veces se haga el distraído…

Saber que encontraron los restos llena de luz ese vacío, es como que está otra vez en la familia, la sentimos profundamente con nosotros.” “Ahora falta la justicia, una sentencia, y avanzar con los cómplices civiles, ya que ningún golpe de Estado en la Argentina fue solamente obra de los militares.

 

Adrián Brunini, gestor del homenajes, también considera que el recuerdo de la militante desaparecida en el cielo inmortaliza no sólo su presencia, sino su lucha y sus ideales cuando expresa:

Uno de los astros que ella soñó algún día comprender llevará de ahora y para siempre el nombre Anadiego para que quien mire el cielo nocturno encuentre el recuerdo de su amor y de su lucha, y mantenga presente el oprobioso genocidio cometido por las bestias infames sólo recibirá de la historia la más absoluta oscuridad.

Nota: Adrán Brunini es director del grupo de mecánica celeste en el Observatorio de La Plata y es bien conocido por sus investigaciones sobre la formación y evolución del sistema solar. Durante su gestión como decano, presentó el proyecto por el que se homenajea a Ana.

 

 

 

Luis Martorelli, Director del Laboratorio de Óptica, Calibraciones y Ensayos, y docente de Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la UNLP, quien estuvo con ella los momentos previos al secuestro, dio su testimonio cuando se conoció la noticia que los restos de Ana fueron encontrados en una fosa común del cementerio de Avellaneda

Es una extraña sensación de alegría y tristeza, uno tenía de ella una imagen, fantástica; ahora es otra. Y tengo la tranquilidad de que, tarde o temprano, todo tiene que resolverse.

 

Respecto al equipo Argentino de Antropología Forense que concretó el hallazgo e identificación, expresó: 

Hemos marcado un camino. Nuestro país no sólo juzga, sino que también, a través de la ciencia, identifica y restituye identidades. Esa gente (por los antropólogos) merecerían el Nobel de la Paz: por su noble tarea y por la tranquilidad que llevan a las familias.

El golpe militar de marzo del '76 encuentra a una UNLP, que ya venía enfrentándose con las políticas derechistas de finales del '75. Los centros de estudiantes pasan a ser clandestinos, se prohíben completamente. Más de tres personas en una esquina es motivo de detención. Recuerdo una mañana llegar al Observatorio, cruzando el parque desde el Museo, y ver no menos de 3 camiones de ejército en la puerta, con mesas puestas especialmente para controlar a todo el que entraba o salía. Sin Documento te llevaban directamente y con Documento si dudabas, también.

…La Biblioteca del observatorio, que era el centro neurálgico del Observatorio, era un lugar donde podíamos charlar y discutir algunas cuestiones políticas, pero muy pocas, casi en forma de murmullo.

 

   
Nora Ungaro, hermana de Horacio, uno de los adolescentes secuestrados en La Noche de los Lápices y compañera de detención de Ana la recuerda diciendo:

Era solidaria hasta en los momentos más difíciles. Ella compartía habitación con una chica chilena y cuando le preguntaron donde vivía, mintió la dirección para no delatarla. Eso le valió una paliza, otra paliza más

 

Emilce Moler, una de las sobrevivientes de la Noche de los Lápices, recordó a Ana Teresa Diego, con quien compartió una celda de detención en el centro clandestino de la Brigada de Investigaciones de Quilmes:

Siempre supe que estudiaba Astronomía y nunca olvidé ese dato, porque cuando estábamos detenidas juntas, nos sacábamos las vendas de los ojos por un rato y Ana, a través de la sombra que se proyectaba en nuestra celda, hacía un cálculo para estimar qué hora era. Era un momento, un minuto en el que pensábamos en otra cosa, hasta que volvían los guardias y nos volvíamos a subir las vendas

…Nos conocimos en momentos muy difíciles para las dos. También recuerdo que militaba en la Juventud del Partido Comunista.

Al brindar testimonio en 1985, dio datos claves que sirvieron para identificarla, incluso un dato que Emilce había desechado por considerarlo irrelevante:

Recuerdo que Ana vestía una camisa a cuadros, y fue un dato importante, me siento parte de ese rompecabezas que se fue armando hasta llegar a la restitución de los restos.

(0 Votars)

En Redes Sociales

Contacto

Dirección: Av. 22 de Octubre 680, Chivilcoy, Bs.As., AR

Teléfono: +54 9 2346 459005

Email: info@parquecielosdelsur.com.ar